Lucifer, pacto fáustico y posesión demoníaca "El ocultismo en el cine vol. 3".

Lucifer, pacto fáustico y posesión demoníaca "El ocultismo en el cine vol. 3"

valoración

Comenta y valora este libro

En stock

20,95 € 19,90 €

En el tercer volumen de nuestra colección El Ocultismo en el cine nos centramos en la figura del Diablo, en su indiscutible relevancia histórica, social y cultural, y asimismo en la enorme importancia que ha tenido a lo largo de toda la historia del cine. Tomando como punto de partida el dios Pan de la mitología griega y su transfiguración en Satán como la quintaesencia del mal puro, llevamos a cabo un viaje emocionante de la mano de los aventurados investigadores de lo oculto Dani Morell, Javier J. Valencia, José Ángel De Dios, Óscar Sueiro, Victor Castillo y Xavi Torrents, analizando la relevancia de Lucifer para la historia del séptimo arte y escudriñando su protagonismo en una lista de más de 50 obras cinematográficas. Dicho periplo lo estructuran tres principales bloques temáticos: LA TENTACIÓN DIABÓLICA Y EL PACTO FÁUSTICO, donde hablamos de films como el Fausto de Murnau, la cinta danesa Häxan de 1922, Alias Nick Beal, la francesa No nos libres del mal de 1971, El corazón del ángel, o El imaginario del Doctor Parnassus, entre otras; EL ANTICRISTO, en el que analizamos películas tan relevantes como son La semilla del diablo de Polanski, La profecía, El príncipe de las tinieblas, o El día de la bestia; y LA POSESIÓN DEMONÍACA, donde nos centramos en films como El exorcista, Posesión infernal, la italiana El engendro del diablo, Ángeles y demonios, o la saga de Expediente Warren, entre otros. Asimismo, añadimos también un apartado final dedicado a la representación de Lucifer en el género de la comedia en el cine.

Sed bienvenidos a un viaje a través de cómo el Diablo ha extendido su manto a lo largo de décadas del séptimo arte, haciendo acto de presencia para tentarnos a que le dejemos entrar y pueda cruzar nuestro umbral. Y es que, de hecho, advertencia para navegantes, a Mefistófeles somos siempre nosotros quienes le invitamos a entrar en nuestra casa, él simplemente se busca las formas más originales para llamar a la puerta.