Lilith.

Lilith

valoración

Comenta y valora este libro

Disponible en 48/72 horas

24,00 €

En el brazo de la Vía Láctea hogar de la humanidad hay mundos colonizados por el hombre más allá de los límites de la más o menos laxa confederación de planetas llamada Ekumene. Esto es así no porque no merezcan unirse a los demás sino porque su independencia es adecuada para determinados fines. También es cierto que estos asentamientos son más recientes que aquellos de la primera oleada de colonización, como los planetas Estigia o Bagush, fruto del uso de la tecnología de los misteriosos alienígenas zaat, que literalmente sembró el brazo de la galaxia con nuevos mundos para el ser humano. Lilith es una mujer, pese a que ella sienta dudas sobre su naturaleza en ocasiones, que se dirige a Kalabanda desde la oculta sede de la corporación Modesp para cumplir así con su destino, o por lo menos aquel que se le había trazado tras haber recibido la empresa un encargo del regente de aquel planeta: ser la Superconcubina por definición, la amante absoluta, definitiva incluso. Sería imposible pensar que la acogida que tuvo en Kalabanda no fue espléndida en cuanto a lujo y detalles hacia ella. Pero los usos de sus habitantes son rebuscados y Lilith debe esperar. Finalmente, cuando las complejidades de su nuevo hogar parecen haberse resuelto, un golpe del destino (fruto de intrigas externas e internas) le hace marchar de allí hacia Onnela, un muy conveniente lugar fuera de la Ekumene donde es legal todo lo que se pueda comprar con dinero. Una vez allí, se ve forzada a reconvertir sus conocimientos para sobrevivir y comprar su libertad. Es en Onnela donde Lilith va a lograr ser ella misma, crecer y madurar, ser autónoma y desvelar los secretos sobre su vida que ocultó Modesp, junto a otro tipo de revelaciones.

Ignacio Romeo Pérez (Madrid, 1926-1999) tuvo tres grandes pasiones en su vida: su trabajo como médico especialista en análisis clínicos, el estudio de la historia y la literatura de ciencia ficción. Fue un lector incansable. Llegó a conocer la obra de los maestros de la edad dorada de la ciencia ficción y disfrutar en tiempo real de las novedades de los años sesenta, setenta y ochenta, ya sea en español, inglés o francés. Como a veces sucede, el lector se convirtió en escritor. Empezó en los cincuenta pero su época madura comenzó a finales de la década siguiente y fue desarrollándose en los años setenta. Publicó en Nueva Dimensión y fanzines. También participó en la vida del fandom de su época. Suele ser recordado por las historias del Sabio Loco de Majadahonda, su relato breve «Gaziyel» y la novela Estigia, publicada por Francisco Arellano en 1978. Su vida literaria se desvaneció a comienzos de los años noventa, dejando varias novelas inéditas o inconclusas.

Carlos Romeo (Madrid, 1961) mantiene varios intereses que incluyen su pasión por la música y la literatura. Médico como su padre, ha ejercido como comentarista musical en medios no profesionales, fue autor de una biografía del grupo King Crimson (Cátedra, 1999) y colabora en programas de radio sobre temas musicales. Como marca la tradición familiar es un lector infatigable y por imitación hacia su padre empezó a escribir muy joven, pero su verdadero arranque como escritor llegó tras un largo hiato. Ha publicado en fanzines como Pélago y páginas web como NGC 3660. Su relato breve «La mole» fue incluido en la antología Visiones 2014 (AEFCFT, 2015). Los frutos de estos años de trabajo se han recopilado en dos libros inéditos de relatos breves y una primera novela no editada aún. Escribir Lilith fue un reto personal ya que completar una novela inacabada lo es sin duda. Hacerlo fue cumplir una promesa hecha a su padre.