Círculo de los escritores asesinos, El.

Círculo de los escritores asesinos, El

valoración

Comenta y valora este libro

  • EAN: 9788493354688
  • ISBN: 978-84-933546-8-8
  • Editorial: Candaya
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 14 X 21 cm.
  • Páginas: 320

  • Materias
  • Afines y otros
Disponible en 48/72 horas

16,00 €

¿Por qué mataron al afamado crítico literario García Ordóñez? Aunque todos se declaran inocentes, el asesino es uno de los integrantes del Círculo, una pandilla de jóvenes escritores y cinéfilos que bien podría recordar al "Círculo de la serpiente" cortazariano o a la famosa mesa circular de Dorothy Parker en el Hotel Algonquin. Ganivet, el Chato, Larrita y Casandra rinden pleitesía al poeta César Vallejo, no creen en democracia más necesaria que la del talento y sostienen una guerra sin cuartel contra la llamada «mafia cultural de Lima». Ellos serán los autores de los cuatro manuscritos que, reunidos y comentados por el enigmático Alejandro Sawa, pretenden aclarar el asesinato de tan influyente hombre de letras. Una cantante punk caída en desgracia, una femme fatale enamorada de Eric Rohmer, un cronista enloquecido que forma un "Club de enemigos de Neruda", un anciano subversivo que rememora el heroísmo del Cid y un narco mexicano que huye a Etiopía tras los pasos de Rimbaud son algunos de los personajes de "El círculo de los escritores asesinos". Tan perversos como inocentes, tan frágiles como arrogantes, todos tienen mucho de las imprevisibles calles de la Lima donde creció su autor, Diego Trelles Paz, uno de los más destacados representantes de la narrativa peruana actual.

«Es tan fácil contar una buena historia de detectives que es muy difícil contar una historia que valga la pena. Y habitualmente, la manera de hacerlo es que trascienda el hilo criminal para iluminar la realidad de una sociedad, una verdad o un personaje hermoso. Ése es el reto creativo que asume Diego Trelles Paz con El círculo de los escritores asesinos, un policial sangriento que habla sobre estética y literatura». (Santiago Roncagliolo).