Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 17 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

No hay galletas para los duendes

Funke, Cornelia

ISBN: 978-84-9841-043-3
17,90 €

Materia: Juvenil: Literatura fantástica
Editorial: Siruela
Colección: Las Tres Edades (Num. 148)
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 02-2007
Encuadernacion: Tapa dura
Tamaño: 23 x 15 cm.
224 páginas

Otros libros de Funke, Cornelia

Una vez más, un inquietante y mágico mundo lleno de pequeños y misteriosos seres en este ameno y simpático cuento que es un bello canto a la amistad.
Antes los duendes recolectaban, comían y vivían de las bayas y las setas que encontraban en los bosques. Pero como ahora los humanos están cogiéndolas y arrasan con todo, ellos se ven obligados a robar comida... Llega el frío y el cámping al que suelen acudir queda desierto en invierno. Esto les ha creado un grave problema: tienen mucha hambre y deben sobrevivir. Finalmente, en una caravana logran encontrar algo de alimento, pero unos malvados duendes a las órdenes de un duende albino se lo roban. Bisbita, Cabeza de Fuego y Sietepuntos deberán descubrir dónde está la guarida de éstos para intentar recuperarlo. La aparición de una rata en el escondite cambiará los acontecimientos...

¿Quieres comentar este libro?



Alcatraz contra los bibliotecarios malvados V. El talento oscuro
(Sanderson, Brandon)

Quinta entrega de la fabulosamente divertida serie protagonizada por Alcatraz Smedry. Durante años, los Bibliotecarios malvados se las han arreglado para mantener este libro en secreto, pero Alcatraz regresa ahora con una



Mal principio, Un
(Snicket, Lemony)

Querido lector,

Siento decirte que el libro que tienes en las manos es extremadamente desagradable: cuenta la triste historia de tres niños con muy mala suerte.

Los hermanos Baudelaire llevan una vida repleta de



Nick y el Glimmung
(Dick, Philip K.)

Nick está metido en un lío. Tiene un gato llamado Horace, y los gatos son bastante ilegales en la Tierra. De hecho, todas las mascotas son ilegales en la Tierra y Horace