Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 21 de octubre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Abuelo que saltó por la ventana y se largó, El

Jonasson, Jonas

ISBN: 978-84-9838-524-3
8,00 €

Materia: Afines y otros
Editorial: Salamandra
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 07-2015
Encuadernacion: Bolsillo rústica
Tamaño: 19 x 13 cm.
416 páginas

Otros libros de Jonasson, Jonas

Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido. Allí mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que autobús llegan antes de que el joven regrese y Allan, sin pensarlo dos veces, se sube con la maleta, ignorante de que en el interior de ésta se apilan ¡santo cielo!, millones de coronas de dudosa procedencia. Pero Allan Karlsson no e un abuelo fácil de amilanar. A lo largo de su centenaria vida ha tenido un montón de experiencias de lo más signulares: desde inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, hasta amistados comprometedoras como la esposa de Mao, pasando por actividades de alto riesgo como ser agente de la CIA o ayudar a Oppenheimer a crear la bomba atómica. Sin embargo, esta vez, en su enésima aventura, cuando creía que con su jubilación había llegado la tranquilidad, está apunto de poner todo el país patas arriba.

¿Quieres comentar este libro?



Oso
(Engel, Marian)

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel.



Vida sumergida, La
(Adón, Pilar)

En una casa aislada rodeada de tierra, iluminada por los rayos de luz que atraviesan las vidrieras de la parte más elevada de los pasillos, una mujer le pide a otra que