Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 23 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Amor y gimnasia

Amicis, Edmundo de

ISBN: 978-84-939799-7-3
18,50 €

Materia: Afines y otros
Editorial: Rey Lear
Traductor: Alonso Alberti, Paloma
Colección: Literatura Rey Lear (Num. 0)
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 03-2012
Encuadernacion: Rústica
Tamaño: 19 x 16 cm.
176 páginas

Otros libros de Amicis, Edmundo de

Descubierta y rescatada por Italo Calvino en la colección que dirigió para la editorial Einaudi, Amor y gimnasia ofrece la cara más humorística e irónica de Edmondo de Amicis, el escritor italiano que tantas lágrimas ha hecho llorar a millones de lectores en todo el mundo con su novela Corazón. También aquí hay un trasfondo educativo, que en este caso versa en torno a los maestros de gimnasia, magníficamente representados por la atractiva y atlética señorita Pedani, que atrae la atención de los vecinos de la casa turinesa donde vive. Los saltos y acrobacias de la Pedani no dejan impasible a nadie, pero sobre todo vuelven loco de amor a su vecino de abajo, el secretario Celzani, de gran corazón pero de escasa apostura debido sobre todo a los ademanes adquiridos en la sacristía donde lo educó un cura tío suyo. La historia de amor entre esta exuberante maestra de gimnasia y su apocado enamorado encubre un alegato feminista sobre la igualdad del hombre y la mujer que se adelanta a la época en que fue escrita, poco después de la unificación italiana. El pintor Manuel Alcorlo ha ilustrado con su poderoso talento y maestría para describir la figura humana esta novela traducida por primera vez al español por Paloma Alonso Alberti.

¿Quieres comentar este libro?



Oso
(Engel, Marian)

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel.



Vida sumergida, La
(Adón, Pilar)

En una casa aislada rodeada de tierra, iluminada por los rayos de luz que atraviesan las vidrieras de la parte más elevada de los pasillos, una mujer le pide a otra que