Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 17 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Maestro Juan Martínez que estaba allí, El

Chaves Nogales, Manuel

ISBN: 978-84-935018-6-0
17,95 €

Materia: Afines y otros
Editorial: Libros del Asteroide
Prologuista: Trapiello, Andrés
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 02-2007
Encuadernacion: Rústica
Tamaño: 20 x 13 cm.
287 páginas

Otros libros de Chaves Nogales, Manuel

Después de triunfar en los cabarets de media Europa, el bailarín flamenco Juan Martínez, y su compañera, Sole, fueron sorprendidos en Rusia por los acontecimientos revolucionarios de febrero de 1917. Sin poder salir del país, en San Petersburgo, Moscú y Kiev sufrieron los rigores provocados por la Revolución de Octubre y la sangrienta guerra civil que le siguió.
El gran periodista sevillano Manuel Chaves Nogales conoció a Martínez en París y asombrado por las peripecias que éste le contó, decidió recogerlas en un libro. El maestro Juan Martínez que estaba allí conserva la intensidad, riqueza y humanidad que debía tener el relato que tanto fascinó a Chaves. Se trata, en realidad, de una novela que relata los avatares a los que se ven sometidos sus protagonistas y cómo se las ingeniaron para sobrevivir. Por sus páginas desfilan artistas de la farándula, pródigos duques rusos, espías alemanes, chequistas asesinos y especuladores de distinta calaña.
Compañero de generación de Camba, Ruano o Pla, Chaves perteneció a una brillante estirpe de periodistas que, en los años 30, viajaron profusamente por el extranjero, ofreciendo algunas de las mejores páginas del periodismo español de todos los tiempos.

¿Quieres comentar este libro?



Oso
(Engel, Marian)

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel.



Vida sumergida, La
(Adón, Pilar)

En una casa aislada rodeada de tierra, iluminada por los rayos de luz que atraviesan las vidrieras de la parte más elevada de los pasillos, una mujer le pide a otra que