Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 18 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Botas de lluvia suecas

Mankell, Henning

ISBN: 978-84-9066-442-1
8,95 €

Materia: Afines y otros
Editorial: Tusquets
Traductor: Pecharromán Miguel, Gemma
Colección: Maxi (Num. 0)
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 10-2017
Encuadernacion: Bolsillo rústica
Tamaño: 19 x 13 cm.
400 páginas

Otros libros de Mankell, Henning

Una noche de otoño, Fredrik Welin —el protagonista de la exitosa novela Zapatos italianos— se despierta cuando un incendio arrasa su casa. A sus sesenta y nueve años, este solitario médico jubilado sale penosamente de entre las llamas, calzado con unas botas de lluvia (pero ambas pertenecen al pie izquierdo). Sólo quedan, a la mañana siguiente, unas ruinas malolientes: ha perdido su casa y todas sus pertenencias, y tiene que mudarse a un remolque, una caravana que pertenece a su hija. Cuando por el archipiélago se extiende el rumor de que él mismo ha provocado el fuego, la policía lo interroga, sin llegar a acusarlo. De pronto, Louise, la hija de Fredrik, viaja hasta la isla por motivos misteriosos. Todos esos acontecimientos sumen en el desconcierto a Fredrik, que ese otoño ve como se acerca a la vejez, también a la muerte, y desea saldar todas sus cuentas con la vida. Sin embargo, al conocer a Lisa Modin, una periodista que trabaja para el diario local y que investiga el incendio, se despiertan en él sentimientos que llevaban mucho tiempo muertos. Cuando en Nochevieja decide celebrar una fiesta a la que invita a sus amigos, se desata un incendio en otra casa del archipiélago.

¿Quieres comentar este libro?



Oso
(Engel, Marian)

La joven e introvertida Lou abandona su trabajo como bibliotecaria cuando se le encarga catalogar la biblioteca de una mansión victoriana situada en una remota isla canadiense, propiedad de un enigmático coronel.



Vida sumergida, La
(Adón, Pilar)

En una casa aislada rodeada de tierra, iluminada por los rayos de luz que atraviesan las vidrieras de la parte más elevada de los pasillos, una mujer le pide a otra que