Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 23 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Cuentos de sombras

Gautier, Théophile
Poe, Edgar Allan
Wilde, Oscar
Perez Galdós, Benito
Hofmannsthal, Hugo von

ISBN: 978-84-7844-892-0
19,90 €

Materia: Clásicos y precursores
Editorial: Siruela
Colección: Libros del tiempo (Num. 208)
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 04-2005
Encuadernacion: Tapa dura
Tamaño: 23 x 15 cm.
320 páginas

Otros libros de Gautier, Théophile

Entre los fenómenos naturales que el hombre ha sabido convertir en símbolos, pocos son tan ricos en significados como el de la sombra. Símbolo del mal y de la muerte, del alma y del espíritu, de lo pasajero y lo imperfecto... la sombra ha proporcionado a la literatura algunas de sus invenciones más memorables, seleccionadas para este volumen. En las fábulas de Esopo, la sombra de un burro sirve para mostrarnos hasta dónde puede llegar la estupidez humana, dejando una sonrisa amarga en el lector. «E1 milagro de Teófilo» y la leyenda «E1 hombre que perdió su sombra» narran las consecuencias que tiene para la sombra, cuerpo del alma, el trato con el Diablo. Los textos de Wilde y Hofmannsthal nos revelan que nuestras vulgares sombras son rasgos preciosos de humanidad. En la leyenda de Juan sin Miedo, en la inesperada novelita de Pérez Galdós y en el cuento de Gautier, la sombra encarna todo aquello que sus protagonistas más temen. En «Entremés de la sombra», el marido burlado se burla de todos nosotros a su costa. En el cuento de Poe la sombra cumple un papel clásico. Nerval dedica unas páginas de su extraordinario Viaje a Oriente a describir el Karagóz, el teatro de sombras de Constantinopla.
Doce cuentos de sombras, esa noche en miniatura, esa abreviatura de la oscuridad: cada cultura y cada época le han atribuido un simbolismo específico, hasta acabar por ser el símbolo mismo de la fantasía.

¿Quieres comentar este libro?



Cuentos completos
(Poe, Edgar Allan)

«Los hombres me han llamado loco; pero no está esclarecida la cuestión de si la locura es o no es lo sublime de la inteligencia.»

Edgar Allan Poe llevó a cabo lo que