Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 17 de noviembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Corazones perdidos. Cuentos completos de fantasmas

James, M. R.

ISBN: 978-84-7702-765-2
28,00 €

Materia: Terror: Espectros, fantasmas y hombres lobo
Editorial: Valdemar
Traductor: Torres Oliver, Francisco
Colección: Gótica (Num. 25)
Idioma: Castellano
Nº Edición: 2
Fecha de edición: 03-2014
Encuadernacion: Tapa dura
Tamaño: 25 x 17 cm.
496 páginas

Otros libros de James, M. R.

(2ª edición) Dotado de una fuerza casi diabólica para invocar suavemente el horror partiendo del centro mismo de la prosaica vida diaria, el erudito Montague Rhodes James (Goodnestone 1862-Eton 1936), preboste del Eton College, arqueólogo de renombre y reconocida autoridad en manuscritos medievales e historia de las catedrales, se convirtió poco a poco en un cultivador de primera fila de la literatura espectral, siguiendo su vieja afición a contar relatos de fantasmas durante las Navidades, y ha llegado a servir de modelo a una larga serie de discípulos. [...]
En estos 31 relatos, la totalidad de los cuentos de fantasmas de James, encontramos a menudo maliciosas escenas humorísticas, retratos de género y caracterizaciones muy naturales que, en sus manos, contribuyen a aumentar el efecto global en lugar de anularlo. [...]
Al inventar un nuevo tipo de fantasma, James se aparta sensiblemente de la tradición gótica convencional, pues, mientras que los viejos fantasmas clásicos aparecían pálidos y majestuosos y eran percibidos principalmente con la vista, el espectro habitual de M. R. James es delgado, enano y peludo, una abominación perezosa e informal de la noche, a medio camino entre la bestia y el hombre, a la que se llega a «tocar» antes que a «ver». Extraido de "El horror sobrenatural en la literatura" de H. P. Lovecraft.

¿Quieres comentar este libro?



Lobo
(García Ortega, Adolfo)

El incendio de una estación de metro de Madrid en los años ochenta saca a la luz los restos de un cuerpo calcinado cuya identidad es un enigma para la policía. Los