Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 19 de abril de 2018

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Ataúd cerrado
Un nuevo caso de Hercules Poirot

Hannah, Sophie

ISBN: 978-84-670-5221-3
8,95 €

Materia: Policíaca: Misterio e intriga
Editorial: Espasa
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 04-2018
Encuadernacion: Bolsillo rústica
Tamaño: 19 x 13 cm.
368 páginas

Otros libros de Hannah, Sophie

Irlanda, 1929. Lady Athelinda Playford, una reconocida escritora de novelas de detectives para niños, ha invitado a varias personas a pasar una semana con ella en Lillieoak, su casa de campo. Además de su hijo y su hija con sus respectivas parejas, su secretario personal y la enfermera de éste, también dos abogados, Gathercole y Rolfe, han sido citados, así como los detectives de Scotland Yard, Hércules Poirot y Edward Catchpool. Nadie conoce el motivo a semejante invitación. Sin embargo, el misterio es rápidamente desvelado: Athie anuncia que los herederos de toda su fortuna no serán sus hijos sino Joseph, su secretario, aquejado de una enfermedad terminal. ¿Qué razón ha impulsado a Athie a dejarle todo su dinero a alguien que no es de su familia? Pero todos los invitados deberán hacer frente a otra fatídica sorpresa: uno de ellos ha sido asesinado. ¿Quién y por qué ha cometido el crimen? El misterio está servido. ¿Será capaz el peculiar Hércules Poirot de desvelarlo?

¿Quieres comentar este libro?



Angeles del hielo, Los
(Hill, Toni)

Barcelona, 1916. A sus veintisiete años, Frederic Mayol ha dejado atrás una vida cómoda en la esplendorosa Viena y la traumática participación en una guerra que sigue asolando Europa. Psiquiatra y seguidor



Asesinato de mi tía, El
(Hull, Richard)

Edward Powell es un solterón sin remedio, con un alto concepto de sí mismo, encantado de su sensibilidad, proclive a sentirse humillado y dudosamente perspicaz. Vive en Gales, que aborrece, en una



Detectives victorianas. Las pioneras de la novela policiaca
(VV. AA)

En los últimos años de la era victoriana, la opinión pública británica estaba fascinada —¡y preocupada!— por esa sospechosa figura conocida como la nueva mujer. Montaba en bicicleta, conducía esos peligrosos automóviles