Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 25 de marzo de 2019

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Konets

Pérez Gellida, César

ISBN: 978-84-663-4867-6
9,95 €

Materia: Thriller
Editorial: Debolsillo
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 01-2019
Encuadernacion: Bolsillo rústica
Tamaño: 19 x 13 cm.
592 páginas

Otros libros de Pérez Gellida, César

Olek Opiozcenek no es únicamente un nombre más en el extenso listado de víctimas que conformaron la «Obra» de uno de los más crueles asesinos en serie de la historia. Aquel niño nacido de la perversa simiente de Augusto Ledesma ha crecido bajo los cuidados de sus abuelos maternos y con el respaldo económico de una peculiar hada madrina: Rusalka. Sin embargo, Olek está empeñado en desenterrar esos secretos del pasado exprimiendo sus habilidades como hacker; pero, en ocasiones, descubrir el punto de partida condiciona el itinerario y, consecuentemente, el destino.

Konets («fin» en ruso) es un thriller frenético, un tratado sobre la maldad estructurado en cuatro movimientos y desarrollado en dos escenarios temporales: la adolescencia de Olek y su madurez, o, lo que es lo mismo, el antes y el después de los sucesos que se narran en Khimera. Ambas novelas conforman el engranaje conclusivo entre las dos aclamadas trilogías «Versos, canciones y trocitos de carne» y «Refranes, canciones y rastros de sangre» que han atrapado a miles de lectores en el inabarcable universo gellidista.

«La luz y la oscuridad son dos conceptos que conforman una única idea. Dos fuerzas complementarias, pero opuestas. Si el mar es el yang: la absorción, lo pasivo, lo oscuro, y el río es el ying: la penetración, lo activo y la luz, ¿de cuál de las dos fuerzas te gustaría ser partícipe si tuvieras el privilegio de elegir sabiendo que ninguna se impone a la otra?»

¿Quieres comentar este libro?



Morir tranquilo
(García, Unai)

Eli lo tiene todo para ser feliz. Posee una esposa atractiva, un hijo maravilloso y un puesto como directivo cuyo sueldo le permite, entre otras cosas, disfrutar de una casa de dos