Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 20 de febrero de 2018

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Juguetería errante, La
Un misterio para Gervase Fen

Crispin, Edmund

ISBN: 978-84-15130-20-8
22,20 €

Materia: Policíaca: Misterio e intriga
Editorial: Impedimenta
Traductor: Vales, José C.
Idioma: Castellano
Nº Edición: 1
Fecha de edición: 11-2011
Encuadernacion: Rústica
Tamaño: 20 x 13 cm.
320 páginas

Otros libros de Crispin, Edmund

Cuando el poeta Richard Cadogan decide pasar unos días de vacaciones en Oxford tras una discusión con el avaro de su editor, poco puede imaginar que lo primero que encontrará al llegar a la ciudad, en plena noche, será el cadáver de una mujer tendido en el suelo de una juguetería. Y menos aún que, cuando consigue regresar al lugar de los hechos con la policía, la juguetería habrá desaparecido y, en su lugar, lo que encontrarán será una tienda de ultramarinos en la que, naturalmente, tampoco hay cadáver. Cadogan decide entonces unir fuerzas con Gervase Fen, profesor de literatura inglesa y detective aficionado, el personaje más excéntrico de la ciudad, para resolver un misterio cuyas respuestas se les escapan. Así, el dúo libresco tendrá que enfrentarse a un testamento de lo más inusual, un asesinato imposible, pistas en forma de absurdo poema, y persecuciones alocadas por la ciudad a bordo del automóvil de Fen, Lily Christine III.

¿Quieres comentar este libro?



Angeles del hielo, Los
(Hill, Toni)

Barcelona, 1916. A sus veintisiete años, Frederic Mayol ha dejado atrás una vida cómoda en la esplendorosa Viena y la traumática participación en una guerra que sigue asolando Europa. Psiquiatra y seguidor



Asesinato de mi tía, El
(Hull, Richard)

Edward Powell es un solterón sin remedio, con un alto concepto de sí mismo, encantado de su sensibilidad, proclive a sentirse humillado y dudosamente perspicaz. Vive en Gales, que aborrece, en una



Detectives victorianas. Las pioneras de la novela policiaca
(VV. AA)

En los últimos años de la era victoriana, la opinión pública británica estaba fascinada —¡y preocupada!— por esa sospechosa figura conocida como la nueva mujer. Montaba en bicicleta, conducía esos peligrosos automóviles