Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 16 de diciembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Tim Burton por David G. Panadero y Miguel Ángel Parra

21-01-2006

“Tim Burton, diario de un soñador” de David G. Panadero y Miguel Ángel Parra, el sábado 21 de enero de 2006 a las 19:30 horas fue presentado por Arturo Villarrubia, crítico y director de Jabberwock. Anuario de ensayo fantástico y Jesús Urceloy, poeta, escritor y responsable de la edición de Todo Sherlock Holmes, que acompañaron a David G. Panadero.


David G. Panadero (Madrid, 1974) es periodista y entusiasta de toda empresa cultural. Dirige la colección de novela policíaca “Calle negra” para La Factoría de Ideas y es colaborador de diversos medios, como los portales de internet Pasadizo, Cyberdark o Bibliópolis o las revistas 2001, Gigamesh o Stalker, que actualmente dirige. Además es autor de “Dark City. Mientras la ciudad duerme” y ha participado en varias obras colectivas como “Sam Raimi, de la transgresión al neoclasicismo” o “Cine fantástico y de terror español 1984-2004”. En 2005 ha publicado, junto con Miguel Ángel Parra, “Ed Wood. Platillos volantes y jerseys de angora” y “Tim Burton, diario de un soñador”. Pero David G. Panadero es sobre todo el editor de “Prótesis. Publicación consagrada al crimen”, con la que ha contribuido al resurgimiento de la novela negra española.

Más información



Bastard Movies
(VV. AA)

Un libro de reseñas de cine absolutamente terroristas. Cuatro críticos anónimos arremeten sin compasión contra parte de la hez que nos ha brindado el séptimo arte a lo largo de la historia.



Jimgrim y el Diablo de Ludd
(Mundy, Talbot)

Durante el verano del año 2007, el número 3 de la revista Barsoom publicó en España la primera pieza de Talbot Mundy que hubiera aparecido jamás en nuestro país. Desde entonces, además



Está lleno de estrellas
(Marín, Rafael)

De niño tuve todo el misterio de la niebla de Londres en mi ropero. A veces un niño elfo vestido de verde, acompañado de un hada muda, llamaba al cristal de mi