Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 16 de diciembre de 2017

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Una mina llamada Infierno de Alejandro Gallo.

02-12-2005

El viernes 2 de diciembre a las 19:30 se presentó Una mina llamada Infierno de Alejandro M. Gallo. Manuel Garí, colaborador de El País, presidente de la Fundación Viento Sur y Ezequiel Pérez, Zeki, editor de La Gangsterera, estuvieron con el autor.

Alejandro M. Gallo(Astorga, 1962) Novelista y animador cultural, ejerce como Jefe de la policía local de Gijón.

Una serie de misteriosos asesinatos sacuden la cuenca minera leonesa. Las víctimas sólo tienen en común haber trabajado en la mina Infierno, propiedad de los dueños y señores del valle. La policía encarga al joven inspector T. Ramalho da Costa que se infiltre en la población minera como un trabajador más. Allí conocerá de primera mano los sueños, las frustraciones, los miedos, el pasado y el presente de sus gentes... Incluso olvidará que es policía y cuál es su peligrosa misión. El entorno al rojo vivo de la mina, la especulación urbanística y financiera, la explotación sin escrúpulos y el crimen organizado se dan cita en esta explosiva y trepidante obra de acción y emoción a raudales, única en su género al mezclar los ingredientes puros y duros de la novela negra con la recreación del complejo y laberíntico mundo minero. Una lectura apasionante que confirma a Alejandro M. Gallo como uno de los mejores autores de novela negra.

Más información

 


Nick y el Glimmung
(Dick, Philip K.)

Nick está metido en un lío. Tiene un gato llamado Horace, y los gatos son bastante ilegales en la Tierra. De hecho, todas las mascotas son ilegales en la Tierra y Horace



Transcrepuscular (plateado)
(Bueso, Emilio)

Un carrusel alucinógeno de ciencia ficción biopunk. El alarde imaginativo más desquiciado de Emilio Bueso. Esta es la historia de una búsqueda más allá del ocaso que arranca con el canto de



Maigret en el Picratt's
(Simenon, Georges)

Nadie en la sede de la Policía Judicial da crédito al testimonio de Arlette, bailarina de un local de striptease en Pigalle que acude a la comisaría a las cuatro y media