Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 23 de abril de 2018

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Leon, Donna

Nació en New Jersey el 28 de septiembre de 1942. En 1965 estudió en Perugia y Siena. Continuó en el extranjero y trabajó como guía turística en Roma, como redactora de textos publicitarios en Londres y como profesora en distintas escuelas norteamericanas en Europa y en Asia (Irán, China y Arabia Saudita). Protagonizadas por el comisario Brunetti, ha publicado las novelas Muerte en La Fenice (1992; Seix Barral, 1996 y 2001) que obtuvo el prestigioso Premio Suntory a la mejor novela de intriga, Muerte en un país extraño (1993; Seix Barral, 1998), Vestido para la muerte (1994; Seix Barral, 2000), Muerte y juicio (1995; Seix Barral, 2000), Acqua alta (1996; Seix Barral, 2001), Mientras dormían (1997; Seix Barral, 2001), Nobleza obliga (1998; Seix Barral, 2002), El peor remedio (1999; Seix Barral, 2002), Amigos en las altas esferas (2000; Seix Barral, 2003), Premio CWA Macallan Silver Dager, Un mar de problemas (2001; Seix Barral, 2003) y Malas artes (2002; Seix Barral. 2003). Sus libros, traducidos a veintitrés idiomas, incluido el chino, son un fenómeno de crítica y ventas en toda Europa y Estados Unidos. Desde 1981 reside en Venecia.



Detectives victorianas. Las pioneras de la novela policiaca
(VV. AA)

En los últimos años de la era victoriana, la opinión pública británica estaba fascinada —¡y preocupada!— por esa sospechosa figura conocida como la nueva mujer. Montaba en bicicleta, conducía esos peligrosos automóviles



Dentro del laberinto friki
(Martínez, Cristina)

Por increíbles peligros e innumerables fatigas, te has abierto camino hasta el interior del Laberinto Friki…
Una mirada sociológica que pretende explicar, de forma sencilla, cercana y veraz, la realidad del fandom en



Estrellas son legión, Las
(Hurley, Kameron)

En los confines del universo, la Legión, un sistema de naves-mundo que se van pudriendo poco a poco, se desplaza por los intersticios de las estrellas. Parece que nada es capaz de