Estudio en Escarlata librería
Última actualización: 22 de septiembre de 2018

busqueda avanzada

página anteriorpágina principalcontactar

Khadra, Yasmina

YASMINA KHADRA ,seudónimo literario de Mohamed Moulessehoul, nació en 1955 en el Sahara argelino. A los nueve años, por voluntad de su padre, ingresó en la Escuela de Cadetes. Publicó sus primeros libros en Argelia a mediados de los años 80, hasta que, en 1989, una circular militar impuso la censura entre los miembros del Ejército. A partir de aquel momento, seguirá escribiendo con los nombres de su esposa, "una manera de rendir homenaje a la mujer argelina, que fue quien primero que se alzó contra los integristas".

A finales del 2000, consiguió licenciarse del ejército y se instaló en Francia, donde dio a conocer su verdadera identidad: la de un ex comandante del Ejército argelino, adscrito a una unidad de elite durante la guerra contra el terrorismo integrista. Desde entonces, se dedica plenamente a su vocación de escritor. Amante de todos lo géneros y autor prolífico, Yasmina Khadra se ha convertido en pocos años en uno de los escritores mayores de su generación.



Traducida en 17 países con gran éxito de público y crítica, su obra ha sido elogiada por el Premio Nóbel de Literatura J.M. Coetzee, quien ve en él un novelista de primera categoría.



Publicada en 1997 en Francia, Morituri, primera entrega de la trilogía del comisario Brahim Llob, fue galardonada por el prestigioso Trofeo 913 a la mejor novela francófona.





Manteca colorá
(Montero Glez)

Por si no lo he dicho antes, estamos hablando de Conil de la Frontera, un pueblo marinero situado en la región más antigua y más ofendida de occidente: la costa gaditana. El



Sam Pezzo. Un detective, una ciudad
(Giardino, Vittorio)

Detective duro pero integro, Sam Pezzo recorre las calles de una Bolonia negra y cruel plagada de criminales de poca monta, tensiones raciales y violencia callejera. Sus investigaciones le llevarán a conocer



Para quien no brilla la luz
(Pérez Zuñiga, José María)

Aquellos para quienes no brilla la luz pueden ser víctimas de su propia sombra. Ese alter ego que se alimenta de las insatisfacciones personales y puede llegar a apoderarse de ti en